“Acercarme al dolor es encontrarte, es cruzar el umbral del tiempo. Aun puedo percibirte, casi escucharte; es el dolor quien te dibuja de nuevo con trazo firme, poder extrañarte y recordarte”.

 

Sobrellevar con la pérdida de un ser querido podría ser uno de los mayores retos que podemos enfrentar. Esta situación  puede causar un dolor especialmente profundo. Podemos ver la pérdida como una parte natural de la vida, pero aun así nos cuesta entender, c0omprender y aceptar la ausencia que nos deja al perder a alguien importante en nuestras vidas, lo que puede dar lugar a largos períodos de tristeza y depresión que afectara nuestros días al trascurrir el tiempo.

Todos reaccionamos de forma diferente a la hora de vivenciar esta anécdota desagradable  y echamos mano de nuestros propios mecanismos para sobrellevar con el dolor que ésta conlleva. Las investigaciones y profesionales de salud mental indican que al trascurrir el  tiempo nos permite recuperarnos de la pérdida si podemos contar con apoyo de nuestro entorno social, familiar y mantengamos hábitos saludables. Aceptar la muerte de nuestro ser amado es un proceso donde se sugiere empeño para llegar a la sanción de la herida que nos deja la perdida.

Por eso importante, tener en cuenta; cuando tenemos alguien cercano como doliente y queremos ayudar en esta etapa, se realiza una seria de primeros auxilios psicológicos que será útil para llevar a cabo el proceso de duelo de la mejor manera.

Estos primero auxilios son un conjunto de aptitudes y competencias que nos permite reducir la angustia inicial que vivimos tras la pérdida desde lo personal, social y afectivo.

Entonces… ¿Cómo prestar Primeros Auxilios Psicológicos?

  1. Nos debemos acercar a la víctima y observarla, poco a poco, sin ser demasiado intrusivos. No tocarla en los primeros momentos, pues hay personas que se incomodan con el contacto físico, salvo que ella/él nos dé permiso. Eje: preguntarle si desea un abrazo o la mano.
  2. Hacer que el doliente se sienta a salvo. Eje: contándole lo ocurrido, resolviendo sus dudas, tratando de dar solución a sus preocupaciones.
  3. Preguntar si quiere hablar de lo ocurrido y en caso de que nos quiera contar algo relacionado, debemos escuchar activamente es decir,  debemos mostrar interés en lo que está contando, pero no quitarle la palabra, sino dejarle hablar de lo que desee.
  4. Intentar que nos hable de cómo se siente y, si nos expresa sus emociones, debemos tratarlos con respeto y comprensión.
  5. En caso de que los niveles de estrés sea muy alto, debemos realizar ejercicios de respiración para neutralizar el impacto emocional que conlleva la pérdida.
  6. Analizar  qué tan afectada/o está y si necesitará ayuda profesional para llevar a cabo el proceso de duelo.

Recordemos, unos buenos primeros auxilios psicológicos en el duelo tendrá mejor desenlace, las personas doliente para continuar y sobre todo para retomar sus vidas de la mejor manera posible.


Etiquetas


Participe y comente esta publicación