Tras acontecimientos trágicos, como un duelo emocional, pasados los días y después de los primeros sentimientos de confusión, de miedo, de ira o de frustración, una de las emociones que termina por instalarse en cualquiera de nosotros es… la tristeza, al sentir el vacío de ese ser que ya no está con nosotros, llega la aflicción y en muchos casos la sensación de incapacidad para encontrarle un sentido a seguir con nuestras vidas.

Ahora bien, analizando estos síntomas que nos invaden, podemos darnos cuenta que esas sensaciones como: sentirnos extraviados, aislados y experimentando sentimientos encontrados, deben ser validadas, pero de igual forma encausadas de una manera positiva, que nos permita dar visos de color a los días grises que estamos viviendo, y poco a poco retomar la normalidad.

Entendiendo que cada duelo es personal e intransferible, a continuación, compartimos 5 ideas que pueden convertirse en ayuda para el proceso de sanación del duelo, para renovar y asimismo comenzar un nuevo camino de superación por esa pérdida vivida.

 

  1. Participa de ceremonias y/o eventos donde puedas estar rodeado de personas que te agraden.
  2. Expresa y suelta tus emociones, por más doloroso que sea el momento, da el paso para desahogarte y liberarte de tanta carga emocional que te afecta a ti y a tu familia, ten presente que con el tiempo, será más fácil recordar sin dolor.
  3. Habla del tema, en este caso de la pérdida, cuando puedas. Al momento de sentirte capaz de hablar ¡hazlo!, te hará bien que las demás personas te escuchen y sentirse escuchado te ayudará a este proceso.
  4. Preserva su recuerdo, de una manera sana, siempre nos hará bien recordarle.
  5. Si lo sientes necesario, haz parte de programas o entidades de apoyo, esto te ayudará para tu renovación emocional y espiritual.

Etiquetas


Participe y comente esta publicación