En nuestro día a día se lucha contra el tiempo para cumplir con nuestras responsabilidades, por lo que estamos acostumbrados a una rutina diaria que muchas veces no nos permite reflexionar sobre la relación que tenemos con nosotros mismos y con los demás: nuestros seres queridos, amigos y compañeros. En Jardines La Colina conocemos la importancia de trabajar desde el corazón en el manejo de nuestras emociones y cómo su buena o mala gestión incide en nuestro estilo de vida. Es por esto que te traemos cinco consejos que te pueden ayudar a liberar ciertas preocupaciones que cargamos sin darnos cuenta y mejorar tu vida. 


Dedícale tiempo a la meditación, oración o reflexión, independientemente de tus creencias, esto permite que aclares tu pensamiento de tal forma que encuentres en ti cierta calma que te ayude a afrontar las dificultades por las que estés pasando. Además, practicar esto reduce los niveles de estrés y ansiedad mejorando tu bienestar mental y emocional.

 
“Quítale poder a todo lo que te perturba. Recuerda que, si no existe en tu mente,
tampoco existe en tu vida”.


Se agradecido hasta por los más mínimos detalles. Todos los días al levantarte agradece por un día más de vida, por todo lo que tienes y las personas que te rodean. No te preocupes por lo que te haga falta, confía en tus capacidades y en el futuro te llegará la oportunidad de agradecer por ello. No olvides tener pequeños gestos con quienes te rodean, recuerda que las pequeñas acciones importan y puedes alegrar el día de alguien más.


“El agradecimiento es la memoria del corazón”.


Nunca es tarde para pedir perdón.Y mucho menos a ti mismo. Es fundamental que te reconcilies con tu interior para que después sea más fácil perdonar a los demás. Esto te ayudará a liberarte de cargas del pasado, volver a creer en ti, en las personas y a vivir en armonía constante con tu entorno personal y profesional. De igual forma, reconocer la culpa y querer enmendar el daño causado te hace una persona humilde. Aunque a veces no sea fácil aceptarlo es una buena acción que no solo te ayudará a ti, sino también a la otra persona. 


“Perdonar es liberar a un prisionero y descubrir que el prisionero eras tú”


Aprende de tus errores y no te aferres al pasado. No pierdas el tiempo pensando negativamente o en situaciones que ya no se pueden cambiar, utiliza los errores del pasado para no volverlos a cometer: la vida es una escuela y estás aquí para aprender, no olvides que tarde o temprano todo pasará, lo importante es lo que hayas aprendido por el camino. Deja el pasado atrás, vive el presente y proyecta el futuro. 


“La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y
gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado”.


Disfruta el tiempo que tienes y a las personas que te rodean. Eres consciente de que estás aquí, pero no cuanto, por eso sueña con los ojos abiertos, proyéctate para cumplir tus metas haciéndolo de forma correcta y sin dañar a otras personas. Elimina todo lo que no sea útil, hermoso o que te haga disfrutar y conserva todo aquello y aquellos que te aportan y ayudan a crecer como persona.


“La vida es una oportunidad, benefíciate de ella. La vida es belleza, admírala.
La vida es un sueño, alcánzalo. La vida es un desafío, enfréntalo.
La vida es un juego, juégalo”
—Madre Teresa de Calcuta


Participe y comente esta publicación