Señor mío y Dios mío, con los primeros rayos de este amanecer que marcan el inicio de un nuevo día, yo me presento ante ti para darte gracias por haber cuidado de mí, de mi familia y de nuestro hogar en la noche que ya pasó y por ser Tú con nosotros apoyándonos, guiándonos y dándonos constantemente todo tu amor y tu sublime bendición.

Gracias Padre por tu compañía, por el techo que nos protege, por los alimentos que hay en nuestra despensa y por la ilusión de empezar este nuevo día bajo tus cuidados.

 

Creer en Ti es nuestra mayor fortaleza, por eso en esta mañana te entregamos nuestras vidas de manera confiada y te suplicamos que seas Tú orientándonos en todas nuestras actividades, en el hogar, en el estudio, en nuestros trabajos y en todos nuestros emprendimientos.

 

Por favor mira nuestro corazón, nuestros temores y necesidades; danos la sabiduría que necesitamos para salir adelante, cúbrenos siempre con tu precioso manto y mantennos a salvo del peligro, de la injusticia, del enemigo malvado y de todo mal.

 

Ayúdanos a superar la carestía, la enfermedad y toda carga pesada; por favor encamina nuestros pasos por senderos buenos en alegría, bienestar y prosperidad y concédenos la dicha de alcanzar nuestras ilusiones y más grandes anhelos.

 

De mi parte, me comprometo a vivir conforme lo dicta tu palabra, a cambiar las críticas por reconocimientos, el enojo por la tolerancia, el orgullo por humildad y la indolencia por interés hacia el prójimo, para ayudar a los demás y así poder ser un humilde eslabón de tu obra.

 

Amado Dios, muchas gracias por este nuevo jueves que me regalas. Aunque no lo tengo todo, nada me falta, pues Tú Señor me das siempre todo y más de lo que necesito y de tu mano vendrán hermosos días de salud, provisión, propósito, éxito y bienestar, Amén.


Etiquetas


Participe y comente esta publicación